jueves, 1 de diciembre de 2011

Paraiso subtropical

Dos son los elementos que, a mi juicio, configuran la identidad de Almuñécar y la caracterizan como destino turístico. El primero es su patrimonio cultural que, a diferencia de otros enclaves costeros, es de una enorme riqueza cualitativa y cuantitativa, además de abarcar un amplio espectro temporal. El segundo sería el clima, debido a la existencia de un microclima subtropical, aspecto sobre el cual vamos a detenernos en este y en posteriores artículos.

La diferencia climática es tan evidente que queda reflejada en la denominación que recibe la costa de Granada, conocida como Costa Tropical, siendo por tanto su marca turística y uno de sus elementos diferenciadores. Estas condiciones permiten, además de unos inviernos cálidos y una temperatura media anual que ronda los 25 grados centígrados, la producción de diversos frutos de origen tropical y de otras latitudes.


Frutas Tropicales

Tomaremos como referencia el caso de Almuñécar (y otros pueblos del Valle del Río Verde) un municipio que hasta bien entrado el siglo XX dependía de la pesca y la agricultura, y para el cual la introducción de los cultivos subtropicales supuso un punto de inflexión en su desarrollo económico y una transformación radical en la agricultura y el paisaje del lugar.


El olivo, el almendro y los cereales dieron paso, especialmente a partir de los años 50, al chirimoyo, al aguacate, al mango, y otros frutales de los que hablaremos más adelante. No obstante, en este artículo nos vamos a detener en la que puede considerarse la “tríada subtropical”, la formada por los tres cultivos que gozan de mayor superficie cultivada y que por tanto tienen mayor peso en cuanto a su producción y comercialización.

En primer lugar destacamos el aguacate (cuyo nombre procede del náhuatl “Ahuácatl”) originario de México y perteneciente a la misma familia que el laurel. Su producción en Almuñécar abarca casi todo el año, dependiendo de la variedad (Hass, Bacon, Fuerte, Ettinger) y la zona donde se cultive. Destacar de esta fruta su elevado valor alimentario así como su aporte proteico, sus propiedades antioxidantes y la riqueza en magnesio, calcio y potasio.

Chirimoya
La chirimoya  (del quechua “chiri” fría y “muya” semillas) es la fruta que se obtiene del chirimoyo, árbol procedente de la cordillera andina y perteneciente a la familia anonácea. Se cultiva desde septiembre hasta el mes de abril (aunque los mejores frutos son aquellos recogidos en los meses de otoño) y es una fruta consumida especialmente como postre debido a su dulzura. En cuanto a su valor nutritivo podemos destacar los azúcares, las vitaminas B1 y B2, el calcio y el fósforo.

Por último, el mango, fruta originaria de la India. De las tres es la que se introdujo de forma más tardía en Almuñécar, si bien va ganando terreno gracias a su mayor rentabilidad y resistencia. Se comercializa en diferentes variedades como Kent, o Tommy Atkins. Aporta grandes cantidades de vitamina A y C así como antioxidantes, por lo que tiene una función anticancerígena. Conocido como “el dios de las frutas” posee muchas formas de preparación y presentación, algo que aprovechan los restaurantes locales.

Otras frutas producidas en mayor o menor medida en Almuñécar son: guayaba, papaya, feijoa, filodendro, kaki, quinoto, litchi, macadamia, carambola, granada, níspero, tamarillo, etc.

Toda esta riqueza es única en Europa y se ha convertido en otro reclamo turístico para visitar Almuñécar. Queremos, por tanto, acercarla desde TCL ofreciendo a nuestros alumnos la posibilidad de conocer más sobre estas frutas, aprender diferentes recetas, degustarlas o visitar fincas productoras de subtropicales en un entorno privilegiado y de enorme valor paisajístico.

Texto elaborado por Manuel Galiana García (Colaborador de TCLanguages)

martes, 15 de noviembre de 2011

Un paseo por Almuñécar (I)

Es difícil, diríamos que casi imposible, descubrir el encanto de Almuñécar en un único día. Igualmente difícil, es poder apreciar el paso de la historia, las cicatrices que el paso del tiempo ha dejado en esta más que milenaria ciudad en tan breve espacio de tiempo.
Por ello, desde TCL, se ofrece una serie de actividades dirigidas a aquellos que deseen conocer los lugares más emblemáticos y los rincones más bellos de este enclave mediterráneo. Una de ellas, es el paseo de de bienvenida. Este paseo suele realizarse los lunes, para recibir a los alumnos y darles las primeras nociones sobre Almuñécar.
A lo largo de este recorrido, los estudiantes de español pueden conocer de primera mano algunos de los principales atractivos del destino, así como obtener información sobre el entorno, ya sea la Costa Tropical, Málaga, Granada, etc.
El recorrido comienza en la Plaza del Teatro,  el lugar donde se ubica nuestra escuela. Esta plaza es conocida por los sexitanos como Plaza de la Fabriquilla, debido a que en sus inmediaciones se localizaba una fábrica de azúcar, una muestra del legado de la caña de azúcar en esta comarca.
Una vez reunidos todos los integrantes del grupo y realizadas las presentaciones pertinentes, comenzamos nuestro paseo a lo largo del paseo marítimo que recorre la playa Puerta del Mar. La primera parada se realiza en el Peñón del Santo, uno de los lugares más emblemáticos de Almuñécar, y quizá su símbolo distintivo. En este monumento natural, podemos observar una panorámica excelente de las principales playas de Almuñécar, el casco histórico, el Castillo de San Miguel, los cultivos subtropicales, el monumento de Abderramán I, y otros elementos de interés.
Acto seguido, bajamos para continuar con nuestro itinerario, dejando atrás el Parque Ornitológico Loro Sexi y el Jardín de Cactus, para adentrarnos en el Palacete de la Najarra. Este monumento de estilo neoárabe (aunque la mayoría de alumnos siempre lo identifica con el estilo nazarí, propio de la Alhambra) alberga la oficina de turismo de la localidad además de ser la sede del Patronato de Turismo. Junto al mencionado palacete, visitamos los jardines que lo rodean, jalonados por fósiles, esculturas y otros elementos decorativos.
Parque del Majuelo
Por último, dejamos este bello lugar para en apenas cincuenta metros, adentrarnos en el Parque Botánico Arqueológico El Majuelo. Distinguimos tres partes dentro de este enclave, uno de los más conocidos y apreciados tanto por turistas como por residentes.
La primera es la que lo configura como jardín botánico, con especies de todos los continentes y una enorme selección de palmeras llegadas de diferentes latitudes. La segunda es la de parque escultórico, puesto que da cobijo a numerosas esculturas realizadas por artistas sirios. La última, pero más importante por su relevancia histórica, es la de parque arqueológico. Rodeada de diversos árboles, en su mayoría de procedencia tropical, encontramos una factoría de salazón de pescado (donde también se producía garum) que data del siglo IV a de C., y que fue utilizada tanto por púnicos como por romanos hasta aproximadamente el siglo IV de nuestra era.
Aunque parezca increíble, existen otros atractivos dentro de este lugar, pero esperamos tu visita para poder descubrírtelos…

Texto elaborado por Manuel Galiana García (Colaborador de TCLanguages)

martes, 4 de octubre de 2011

Die Ethymologie von Almuñécar

In diesem Blog werden wir einige Sehenswuerdigkeiten vorstellen, die die Stadt Almuñécar zu bieten hat. Einerseits wenden wir uns an Spanieninteressierte, die diese aussergewoehnliche Enklave der Costa Tropical schon kennen, andererseits aber auch an jene, die, dank der Neuen Medien, diesen Ort kennen lernen moechten.

Als erstes moechten wir uns auf den geschichtlichen und ethymologischen Aspekt konzentrieren, indem wir einen Rueckblick auf die verschiedenen Namen werfen, die diese Gemeinde, aktuell bekannt als Almuñecar, im Laufe ihrer Geschichte erhielt.

Wir muessen uns daher zuerst in die Vorgeschichte zurueckversetzen, eine Zeit, in der man Almuñécar durchaus als eine der bedeutendsten Siedlungen im suedwestlichen Europa bezeichnen konnte, als die sie in den ersten schriftlichen Erwaehnungen beschrieben wurde.

Almuñécar war der Ort, zumindest laut Estrabón (ein Geograph und Historiker des klassischen Griechenland), an dem die Phoenizier zum ersten Mal an der Suedkueste der Iberischen Halbinsel anlandeten. Dieses Gebiet, das damals unter der Bezeichnung Seks oder Ex bekannt war, ist aktuell durch drei archaeologische Fundorte bzw. Nekropolen naeher zu bestimmen: den Cerro de San Cristobal, Velilla und die Puente de Noy. Doch es war die geographische Besonderheit, nach der dieser Ort benannt wurde: Seks oder Ex koennte man demnach als „Stadt am Berg“ oder als „Stadt am Huegel“ bezeichnen. Archaeologische Funde, die den urspruenglichen Ortsnamen belegen, sind, neben anderen Ueberresten, im oertlichen Museum Cueva de los Siete Palacios ausgestellt.

Castillo de San Miguel
Das Gebiet, in dem die Phoenizier ab Mitte des achten vorchristlichen Jahrhunderts Fuss fassten, war bis zum Untergang des Roemischen Reiches besiedelt, woraufhin es spaeter von den Arabern wiederbesiedelt wurde, eine enorme Entwicklung nahm und bis zum heutigen Tag als Siedlung dient, die eine aussergewoehnliche Stellung unter den Gemeinden der granadinischen Kueste einnimmt.

Aus der bereits erwaehnten Bezeichnung Seks oder Ex wurde Sexi, der Name, unter dem die Siedlung in phoenizischer und roemischer Zeit bekannt war. Aus jenem wiederum entwickelte sich der aktuelle Name sexitano fuer die Bewohner Almuñécars, der mindestens genau so ueblich ist wie almuñequero. Nicht wenige der Besucher Almuñécars zeigen sich verbluefft, wenn sie die Aehnlichkeit zwischen der erwaehnten Bezeichnung und dem englischen sexy vergegenwaertigen. Ungluecklicherweise sehen die Wenigsten den Unterschied.

Zur Mitte des ersten Jahrnunderts nach Christus wurden Muenzen in Umlauf gebracht (Sexi hatte eine eigene Praegeanstalt), auf denen man den roemischen Namen der Stadt F.I. SEXI (Firmum Iulium Sexi) findet, der auf den neuen juristischen Status der Stadt hinweist, den sie aufgrund der Unterstuetzung der siegreichen Partei im Zweiten Buergerkrieg der Roemischen Republik verliehen bekam, in dem die Parteien Julius Caesars und jene von Pompejus Magnus aufeinander trafen.

Es finden sich viele literarische Zeugnisse, die das aktuell als Almuñécar bekannte Gebiet in roemischer und frueherer Epoche anfuehren, die bekanntesten sind Werke von Plinius, Pomponius Mela, Estrabon und Titus Livius. Einige der angefuehrten Zeugnisse verdanken ihre Existenz dem/der garum, etwas, worauf wir in einem der folgenden Artikel eingehen werden.

Doch schon im fruehen Mittelalter, mit der islamischen Okupation, wurde der Name der Stadt geaendert, nun versehen mit einem dem heutigen Klang sehr aehnlich anmutenden Bezeichnung. Wie viele andere Ortsbezeichnungen, die mit dem Praefix Al- beginnen, ist auch das Wort Almuñécar arabischen Ursprungs.

Zu jener Zeit wurde die Ortschaft Hins-al-Monacar genannt, was in etwa „Stadt umgeben von Bergen“ bedeutet, demnach mit der gleichen Bezeichnung wie jene der ersten Bewohner dieser Region. Der Grund hierfuer ist die fuer diese Region typische Orographie, die, gebildet von jenen Bergen, das subtropische Klima ermoeglicht, welches wir ebenfalls in einem spaeteren Artikel vorstellen werden.

Traducción de Thomas Schmittner

viernes, 16 de septiembre de 2011

El origen del nombre de Almuñécar

Almuñécar Playa Puerta del Mar
Desde este blog vamos a intentar descubrir algunos de los atractivos que tiene la ciudad de Almuñécar, dirigiéndonos a aquellos estudiantes que han pasado por este privilegiado enclave de la Costa Tropical y especialmente a quienes no la conocen, intentando, gracias a las nuevas tecnologías, acercar parte del encanto de este lugar.

En primer lugar, hemos querido centrarnos en un aspecto histórico y etimológico, realizando un recorrido por los diferentes nombres que ha recibido este municipio, conocido actualmente como Almuñécar.

Tenemos que remontarnos a la protohistoria, periodo en el cual Almuñécar puede considerarse unos de los enclaves más importantes de la Europa Occidental, para recoger los primeros testimonios que la mencionan.

Almuñécar, fue para Estrabón, según la tradición literaria que recogió, el primer punto de contacto de los fenicios con el sur de la costa de la Península Ibérica. Su topónimo Seks o Ex engloba un complejo arqueológico constituido por tres necrópolis: Cerro de San Cristóbal, Velilla y Puente de Noy, y tiene un significado asociado a las montañas, que podríamos traducir como “ciudad en la montaña o colina”.

El poblado donde se asentaron los fenicios desde la primera mitad del siglo VIII a. de C. perduró hasta época bajoimperial, fue retomado posteriormente por los musulmanes donde alcanzó un amplio desarrollo y continuó su poblamiento hasta hoy en día, destacando como un municipio próspero de la costa granadina.

Sería por tanto, Seks o Ex, el primer topónimo recibido por el municipio, según las fuentes escritas y otras fuentes arqueológicas que podemos observar en el Museo Arqueológico Cueva de los Siete Palacios.

De dicho topónimo deriva Sexi, nombre por el cual fue conocida durante el periodo fenicio y romano, y del cual deriva el gentilicio actual “sexitano”, que convive con el menos habitual “almuñequero”. No son pocos los visitantes que han quedado sorprendidos con dicho gentilicio por su aproximación a la palabra inglesa sexy. Por desgracia, poco tienen que ver ambos términos.


A mediados del siglo I d. de C. se emiten monedas (Sexi contó con ceca propia) que ya incluyen el nombre latino de la ciudad F.I.Sexi (Firmum Iulium Sexi) que alude a su nuevo estatuto jurídico, tomado tras apoyar al bando vencedor en la Segunda Guerra Civil de la República Romana, que enfrentó a los partidarios de Julio César con los de Pompeyo Magno.

Son muchos los testimonios literarios que citan a la actual Almuñécar en época romana (y anteriores), destacando a autores como Plinio, Pomponio Mela, Estrabón, Tito Livio, etc. Algunas de estas referencias eran debidas a su producción de garum, aspecto que trataremos más adelante.

Ya en la Edad Media, con la ocupación islámica, el nombre de la cuidad sufre una transformación, dotándole de un aspecto muy similar al actual. Como muchos topónimos que comienzan por el prefijo Al-, la palabra Almuñécar tiene un origen árabe.

En esta época, la ciudad fue renombrada como "Hins-al-Monacar", es decir “ciudad rodeada de montañas”, nombre parecido al que le dieron sus primeros pobladores, por la típica orografía de la zona constituida por esas montañas que posibilitan la existencia de un clima subtropical del cual hablaremos más adelante…

Texto elaborado por Manuel Galiana García (Colaborador de TCLanguages)