viernes, 16 de septiembre de 2011

El origen del nombre de Almuñécar

Almuñécar Playa Puerta del Mar
Desde este blog vamos a intentar descubrir algunos de los atractivos que tiene la ciudad de Almuñécar, dirigiéndonos a aquellos estudiantes que han pasado por este privilegiado enclave de la Costa Tropical y especialmente a quienes no la conocen, intentando, gracias a las nuevas tecnologías, acercar parte del encanto de este lugar.

En primer lugar, hemos querido centrarnos en un aspecto histórico y etimológico, realizando un recorrido por los diferentes nombres que ha recibido este municipio, conocido actualmente como Almuñécar.

Tenemos que remontarnos a la protohistoria, periodo en el cual Almuñécar puede considerarse unos de los enclaves más importantes de la Europa Occidental, para recoger los primeros testimonios que la mencionan.

Almuñécar, fue para Estrabón, según la tradición literaria que recogió, el primer punto de contacto de los fenicios con el sur de la costa de la Península Ibérica. Su topónimo Seks o Ex engloba un complejo arqueológico constituido por tres necrópolis: Cerro de San Cristóbal, Velilla y Puente de Noy, y tiene un significado asociado a las montañas, que podríamos traducir como “ciudad en la montaña o colina”.

El poblado donde se asentaron los fenicios desde la primera mitad del siglo VIII a. de C. perduró hasta época bajoimperial, fue retomado posteriormente por los musulmanes donde alcanzó un amplio desarrollo y continuó su poblamiento hasta hoy en día, destacando como un municipio próspero de la costa granadina.

Sería por tanto, Seks o Ex, el primer topónimo recibido por el municipio, según las fuentes escritas y otras fuentes arqueológicas que podemos observar en el Museo Arqueológico Cueva de los Siete Palacios.

De dicho topónimo deriva Sexi, nombre por el cual fue conocida durante el periodo fenicio y romano, y del cual deriva el gentilicio actual “sexitano”, que convive con el menos habitual “almuñequero”. No son pocos los visitantes que han quedado sorprendidos con dicho gentilicio por su aproximación a la palabra inglesa sexy. Por desgracia, poco tienen que ver ambos términos.


A mediados del siglo I d. de C. se emiten monedas (Sexi contó con ceca propia) que ya incluyen el nombre latino de la ciudad F.I.Sexi (Firmum Iulium Sexi) que alude a su nuevo estatuto jurídico, tomado tras apoyar al bando vencedor en la Segunda Guerra Civil de la República Romana, que enfrentó a los partidarios de Julio César con los de Pompeyo Magno.

Son muchos los testimonios literarios que citan a la actual Almuñécar en época romana (y anteriores), destacando a autores como Plinio, Pomponio Mela, Estrabón, Tito Livio, etc. Algunas de estas referencias eran debidas a su producción de garum, aspecto que trataremos más adelante.

Ya en la Edad Media, con la ocupación islámica, el nombre de la cuidad sufre una transformación, dotándole de un aspecto muy similar al actual. Como muchos topónimos que comienzan por el prefijo Al-, la palabra Almuñécar tiene un origen árabe.

En esta época, la ciudad fue renombrada como "Hins-al-Monacar", es decir “ciudad rodeada de montañas”, nombre parecido al que le dieron sus primeros pobladores, por la típica orografía de la zona constituida por esas montañas que posibilitan la existencia de un clima subtropical del cual hablaremos más adelante…

Texto elaborado por Manuel Galiana García (Colaborador de TCLanguages)