martes, 24 de septiembre de 2013

La Armada se hunde en La Herradura



La Herradura es un pueblo que pertenece al término municipal de Almuñécar.


La Armada de la que hablamos no es la que se hundió en el intento de invasión de Inglaterra.

A mediados del siglo XVI el Mediterráneo era un lugar de constantes enfrentamientos entre naves europeas y musulmanas. Las costas de la península Ibérica eran asediadas con frecuencia por naves piratas y los territorios italianos y españoles por todo el mediterráneo eran atacados por los otomanos. El problema era de tal magnitud que en las costa españolas se habían abandonado los cultivos desde la orilla del mar hacia el interior en aproximadamente 5 millas, lo que suponía perdidas de ingresos para los campesinos y de impuestos para el reino. 

En el año 1560 Felipe II mandó construir 50 galeras que unidas a las 12 alquiladas al genovés Andrea Doria y  7 a Manuel Antonio Colona junto con las 23 que había en los puertos españoles del norte de África serían suficientes para limpiar de corsarios todo el Mediterráneo.  

El 18 de Octubre de 1562 las 50 galeras están construidas y a ellas se iban a unir 28 que se encontraban en las costas de Málaga, totalmente pertrechadas. Partieron ante el fuerte viento de levante, pues la bahía de Málaga no era de protección en este caso. Consiguieron llegar a la bahía de La Herradura al amanecer del día 19, bien protegida contra estos vientos y los de poniente. Una vez ancladas las galeras el viento roló a componente sur con una fuerza inusitada. Las galeras no pudieron anclarse de nuevo o salir a alta mar pues era de donde procedía el viento. Poco pudieron hacer y las que no chocaron contra las rocas, lo hicieron entre sí. Muchos de los que se tiraron al mar para salvarse fueron golpeados por la cantidad de troncos que flotaban en la bahía a la merced de las enormes olas. El resto murió hundiéndose con las galeras al fondo del mar.
Se estima que el número de muertos fue de unos 5.000 y de las 28 galeras solo se salvaron 3.
Debemos tener en cuenta que además de la tripulación las galeras llevaban soldados de infantería, los remeros y familiares que habían embarcado en Málaga.

De todos los caseríos de la zona se prestaron a ayudar a los heridos y a sepultar a los muertos.

Durante la zozobra de las naves, y por mandato legal, se puso en libertad a los remeros, galeotes que cumplían condena, que gracias a su fortaleza y a no ir vestidos con armaduras y ropas que les entorpeciese, muchos de ellos se salvaron llegando a nado a la orilla. Algunos fueron apresados y encarcelados en un recinto provisional del que a los pocos días escaparon.
Los costes de los entierros, corrieron por cuenta de los sexitanos, gentes que además sufrieron los desmanes de los galeotes que habiendo huido a los bosques de la sierra cercana, durante meses saquearon las haciendas y huertas.

Basado en:

Documento del Instituto de Historia y Cultura Naval

“Historia de Almuñécar” de José Alonso García,   Colección Crítica Histórica  3ª Edición

El tiempo meteorológico el día del desastre:


Las Galeras:


La vida en las Galeras:

http://www.fundacionpfizer.org/docs/pdf/publicaciones/humanidades/revistaars/Revista_ARS_Medica-numero_8-noviembre_2005/ars_medica_2005_vol02_num08_217_237_maranon.pdf

domingo, 1 de septiembre de 2013

Piratas en Almuñécar



Que Almuñécar esté situada en la llamada “Costa Tropical” y que hablemos de piratas puede parecer de película y poco realista, más aún estando en Europa, pero aquí les dejo una parte de su riquísima historia para que ustedes se hagan una idea.


"Ya en tiempos de los fenicios, las costas de Almuñécar fueron saqueadas por piratas griegos o etruscos.

Durante las guerras púnicas se agravó este mal de forma tan aguda, que la navegación con Roma quedó a veces interrumpida. En el año 278 d.C., los francos, que estaban en el mar Negro para defender por cuenta de los romanos la frontera de Oriente contra los bárbaros, robaron algunos navíos y se hicieron a la mar con intención de regresar a su patria. Pero equivocados tal vez por su impericia en el arte de navegar, surgieron en las costas granadinas, saqueando Almuñécar, entre otras ciudades. Después de causar la ruina y la muerte de muchos habitantes, desaparecieron tan impensadamente como habían llegado. 
Playa del Tesorillo


Pero al hablar de piratas, es preciso dar un salto a los siglos XVI y XVII, cuando Almuñécar se había convertido en la ciudad fronteriza del más peligroso mar. Cientos de navíos berberiscos, turcos, norteafricanos, incluso europeos, surcaban el Mediterráneo, depredándolo todo. La documentación conservada de estos tiempos rezuma inquietud por las velas en el horizonte; hay arrebatos, desembarcos, sorpresas, luchas, muertos, prisioneros. 

Es, en definitiva, la vida corriente durante siglos."

Extraído de “Historia de Almuñécar” de Jorge Alonso García Col. Crítica Histórica Ed. Fegel